Manifiesto

Agrupación Sanitaria Española nace con la finalidad, firme y decidida, de acabar con la precariedad laboral de nuestro sistema sanitario, mediante la interposición de acciones administrativas y judiciales de forma colectiva para lograr el reconocimiento de las condiciones laborales de cada uno de nosotros. La constante en nuestro día a día es la lucha contra la precariedad laboral, atacando la temporalidad de los contratos, la falta de pago de las horas extras y la falta de cotización de las guardias trabajadas.

Avanzamos, y vamos a reclamar con la técnica que guía a la voluntad, vamos a exigir con el debido respeto hasta quedar sin aliento, vamos a continuar con toda nuestra fuerza y energía hasta dar por terminada la precariedad laboral.

Ante las irregularidades del día a día, obtenemos el silencio como respuesta; ante el trabajo con medios deficientes somos personalmente destinatarios de las quejas y denuncias de los pacientes; ante una propuesta de mejora, sufrimos la amenaza del despido; ante el despido nos inunda el miedo a no volver a trabajar; y todo por culpa de la precariedad, y ya está bien de recogerse y aguantar, es hora de exigir, es hora de defender la posición, es hora de obtener lo que nos pertenece.

La indiferencia demostrada por todas las instituciones (Colegios Médicos, Sindicatos, Ministerio, Consejerías, etc.) nos lleva a exigir ante los Tribunales reclamaciones tan básicas como es disponer de un contrato indefinido, cumplir un horario prestablecido o cotizar para la jubilación todas nuestras horas de trabajo. Estas cosas, tan elementales en cualquier otra actividad laboral, nos impiden disfrutar de nuestra familia, tener la seguridad de afrontar una enfermedad como una baja laboral, poder disponer de unas vacaciones pagadas o jubilarnos cuando nos corresponde, en definitiva, de poder gozar de una sencilla y simple estabilidad laboral.

Los Tribunales europeos nos acompañan con sus sentencias, en las que nos invocan a personarnos ante los Tribunales españoles, por ser ésta la única manera efectiva de controlar los desvaríos de una Administración pública despótica basada en intereses ajenos a la salud; Europa nos impele a una demanda ante los Tribunales españoles, para que estos ordenen atender nuestras necesidades laborales más básicas; es hora de actuar porque callar es caer en la complicidad.

El Sistema sanitario está compuesto, en alma y cuerpo, por los profesionales que la integran y debemos asegurarnos, por el bien de los pacientes, de que nuestras condiciones sean siempre las óptimas para que cuando llegue una situación como la actual, podamos entregarnos por completo a la solución.

Gracias a esta crisis, punto de partida de nuestra Agrupación, la sociedad ha comprendido que ante un mal sistémico y expandido no existen flaquezas, que se debe responder con seriedad y determinación. Es fundamental, plantarnos unidos ante lo que por derecho nos pertenece y nos ha sido negado. Es el momento de ejercer la voluntad colectiva y de enseñar a la sociedad nuestro día a día, de reclamar juntos, unidos, para ser todos escuchados.

WhatsApp chat